ASÍ ERAN LOS EXTASIS

Publicado: agosto 4, 2012 en Uncategorized

El muchacho miraba a lo alto, como si estuviese conversando con alguien.

El muchacho, yendo de camino o estando de pie, repentinamente, percibía  algún signo de luz,  escuchaba , sentía algo que lo hacía levantar el rostro y mirar hacia el cielo. Frecuentemente caía de golpe, arrodillado. Serio o sonriente, cambiaba su rostro. Saludaba, oraba  y hablaba.  Transmitía  un mensaje. Pedía que los presenten alabaran a Dios, y se dieran el saludo de la paz.

 

En ciertas oportunidades cambiaba  su timbre escuchándosele una voz femenina que habla en primera persona diciendo frases como: Hijitos míos, Yo soy La Inmaculada Concepción… Otras veces se le oía en tono varonil y grave  diciendo ¿No saben, hijitos míos, que he muerto por ustedes y estoy con ustedes?

La mayoría de las veces que el muchacho hablaba, daba la impresión de que estaba muy atento y transmitía un dictado, sin apresuramiento.
Frecuentemente se ponía de pie y comenzaba a caminar, siempre en éxtasis. Iba a algún sitio, recorriendo entre la gente. Corría, marcha para atrás siempre mirando al cielo. Jamás tropezaba, mientras si les sucedía a quienes iban a su lado. Se detenía, curvaba  la espalda hacia atrás como lo haría un gimnasta .  Normalmente es imposible que lo haga por una lesión a la columna a los 14 años de edad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s